En estos días calurosos, no es necesario prender el aire acondicionado todo el día, gastar más energía eléctrica y seguir contribuyendo al aumento de la temperatura para mantener la casa fría durante los calurosos días de verano , solo hay que saber aprovechar lo que ya tenemos y utilizarlo en el momento oportuno.

  1. Durante las horas críticas del día, cierra cortinas y ventanas para evitar que la casa se caliente. Especialmente aquellas a las que les pegan directo los rayos del sol.
  2. Instala ventiladores en las habitaciones donde te encuentras normalmente; ya sea la alcoba, la sala, el comedor… El consumo de energía de estos es mucho menor que el del aire acondicionado.
  3. Antes de echar a andar tu aire acondicionado, asegúrate de que haya recibido mantenimiento recientemente. Lo más recomendable es que el filtro se limpie cada mes, para evitar que las partículas de polvo obstruyan el paso del aire y hagan trabajar más al compresor.
  4. Utilizar un ventilador mas aire acondicionado es una buena idea. De esta forma, el aire fresco se propagará más rápido en la habitación y podrás mantener el termostato del A/C en un número mayor.
  5. El termostato del aire acondicionado hay que mantenerlo en un rango de 24ºc a 26ºc, esto hará que se reduzca el consumo energético.
  6. Si aún no te has cambiado a los focos fluorescentes, este es el mejor momento para hacerlo. Utilizan el 75% menos de energía que los incandescentes y producen 75% menos calor que los mismos.
  7. Cuando baje el sol, aprovecha abrir todas las ventanas y cortinas de tu casa. Si hay viento, deja que corra libremente por todos los espacios para refrescar; si no, mantén abierto todo y prende el ventilador.